SACRIFICIO REAL

  • lunes 2 de abril 2018
  • Temas

“Tan hermosa conquista ha costado al pueblo mexicano un terrible sacrificio, y es un deber, un deber imperioso para todos, procurar que ese sacrificio no sea estéril”. Así señaló Emiliano Zapata, uno de los líderes militares y campesinos más importantes de la revolución mexicana.
Zapata entendió tempranamente que un gran sacrificio debe mantenerse latente en el tiempo a través de las generaciones siguientes. Es por ello que el sacrificio de Cristo debe seguir siendo vivo por medio de la vida y obra de cada cristiano, que no es más que la homologación de aquel nazareno muerto en una cruz, sacrificado por amor a la humanidad.

¿Acaso porque el sacrificio fue de Cristo, el cristiano solo debe dedicarse a los placeres de la vida? Y aún más, ¿es que Dios, en su omnipotencia, le dará todo cuanto se les plazca a sus hijos e hijas como príncipes de este mundo? De ninguna manera. La vida cristiana no es otra cosa que imitar a Cristo entendiendo que no hay nada fuera de permanecer en un estrecha, y cada vez más estrecha relación con la trinidad, dejándonos permear por todo lo que ésta quiera en nuestra vida. Es por ello que el cristianismo es sacrificio, sacrificio que produce vida, pero, sacrificio al fin y al cabo.

Como señala Pablo: “les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Ésa es la verdadera forma de adorarlo.” (Rom. 12:1, NTV). También señala “Vivan una vida llena de amor, siguiendo el ejemplo de Cristo. Él nos amó y se ofreció a sí mismo como sacrificio por nosotros, como aroma agradable a Dios.”(Ef. 5:2, NTV). Por consiguiente, si la vida y el ministerio de Cristo se basó en la reconciliación del hombre con Dios, no es otra cosa a lo que esta llamada su iglesia, sino a vivir por la reconciliación de otros con aquel Dios que nos amó y no escatimó sacrificios.

¿Cómo mantener fructífero el sacrificio de Cristo de mejor manera, sino siendo nosotros mismos un sacrificio vivo?, ¿Qué es lo que necesitamos sacrificar?