PROTEJAN AL REY

  • lunes 2 de abril 2018
  • Temas

De pequeño, cuando aprendí a jugar ajedrez, mi único afán era avanzar y comer la mayor cantidad de piezas, no importaba si solo eran peones, un caballo, una torre, o lo que fuere, solo estaba determinado a ganar todas las que pudiese, y avanzar lo más rápido posible. El problema es que por lo general arruinaba mi defensa y por consiguiente me ganaban rápidamente; no fue hasta entonces que entendí que lo primordial es la estrategia y la defensa.

En mi pensamiento, hay piezas que deben sentirse inútiles por tener que esperar toda la partida junto a las piezas importantes solo para hacerse notar en la retaguardia y evidenciar que el rey no esta desguarnecido. Y esto me hace recordar el pasaje de Hechos 1:8 “…y me seréis testigos en Jerusalén, Judea, Samaria y hasta lo último de la tierra”.

Actualmente trabajo a tiempo completo realizando un voluntariado en MOVIDA Internacional, una agencia misionera ubicada en Alemania y Suiza. Y si el reino de Dios fuese un juego de ajedrez, claramente yo seria un peón que envían en la avanzada para que el reino gane terreno enemigo, pero existen muchos que se quedan toda su vida en su lugar de origen y que están para hacerse notar y mostrar que el rey no está solo.

No es que no estén haciendo nada, es solo que debe quedar gente en Jerusalén para evidenciar en su contexto cómo es su vida como discípulo de Cristo. Si todos saliéramos al mundo a predicar y evangelizar ¿quién le hablaría a nuestra familia, amigos y vecinos? Es por eso que no importa si estás en Jerusalén, si saliste a Judea, si avanzaste a Samaria o si sigues viajando hasta lo último de la tierra, lo que importa es que seas un testigo real del que dio su vida por ti. Y recuerda comparte a Jesús a cada segundo de tu vida y si es necesario “HABLA”.